miércoles, 28 de junio de 2006

Les passantes (poème de Antoine POL)

Je veux dédier ce poème,
A toutes les femmes qu'on aime,
Pendant quelques instants secrets.
A celles qu'on connaît à peine,
Qu'un destin différent entraîne,
Et qu'on ne retrouve jamais.

A celle qu'on voit apparaître,
Une seconde à sa fenêtre,
Et qui, preste, s'évanouit.
Mais dont la svelte silhouette,
Est si gracieuse et fluette,
Qu'on en demeure épanoui.

A la compagne de voyage,
Dont les yeux, charmant paysage,
Font paraître court le chemin.
Qu'on est seul, peut-être, à comprendre,
Et qu'on laisse pourtant descendre,
Sans avoir effleuré sa main.




Las transeúntes (poema de Antoine Pol)

Quiero dedicar este poema,
A todas la mujeres que amamos,
Durante algunos instantes secretos.
A aquellas que apenas conocemos,
Que un destino diferente se lleva,
Y que no volveremos a encontrar.

A la que vemos aparecer,
Un segundo en su ventana,
Para, rápidamente, desvanecerse.
Pero su esbelta silueta,
Es tan graciosa y ligera,
Que permanece en nosotros.

A la compañera de viaje,
Que sus ojos, precioso paisaje,
Hacen que el camino parezca más corto.
Parece que solo nosotros lo sabemos,
Y aún así dejamos que baje,
Sin haber rozado su mano.

10 comentarios:

Insanity dijo...

Un maravilloso poema para este jueves agobiante que por fin termina.
Felicidades.

Sin Destino dijo...

insanity: es un poema maravilloso y tan cotidiano que sirve para cualquier día. Saludos.

Colombine dijo...

magnífico poema .
amor que se construye en un instante . una visión fugaz ( cruza la calle o se asoma a un balcón ) a partir de la cual inventamos una historia que no sucederá . pero da igual , nos sirve la ilusión de aquel instante y el reflejo que queda en el fondo de la pupila.

c. dijo...

qué lindo... gracias por ir y por compartir el poema, c.

Sin Destino dijo...

colombine: y es que la vida está hecha de pequeños instantes. Saludos.

c.: siempre me han gustado las margaritas :-) Saludos.

Bohemia dijo...

Muy platónico y dulce...Besos

protheus dijo...

cambia el hipérbole "mujer" por otros: trabajo, viaje, hijos, paseo, conversación, enfermedad, vida, muerte, y el poema cobra un sentido universal y portentoso.
Jugar con un poema no es un pecado literario: es más de lo que un simple poeta puede aspirar. Y este señor, este señor, es un gran poeta.
Saludos, vengo del blog de Bohemia.

Sin Destino dijo...

bohemia: y real como la vida misma. Besos.

protheus: bienvenido a esta humilde y errática singladura. Buen ejercicio el que propones y desde luego fueron todo un descubrimiento estos versos. Saludos.

Cstt dijo...

Esa mujer cuya mirada se ha cruzado con la tuya esta tarde en el cafe, que leia aquel libro interesante en los recodos de tu piel.


Esa mujer que nunca deja de existir.

No soy tan mala como me dibujé.

Un beso parisino

Sin Destino dijo...

cstt: nunca pensé que la maldad residiera en ti, simplemente creí que era mejor que disfrutaras la imagen que tienes en tu mente. Tú decides si quieres perderla. Un beso.